Por Adrián Caloca     |     @adrian_klok

 

MONTERREY.- Rayados es el nuevo campeón de la Liga de Campeones de la CONCACAF, tras empatar 1-1 contra Tigres en la Final de vuelta, pero el resultado global (2-1) los impone, ya que ganaron por la mínima previamente en casa ajena.

 

 

La afición blanquiazul ya vislumbraba la fiesta en el Estadio BBVA Bancomer, pues lo saturó de apoyo local y eso se hizo inminente desde momentos previos al encuentro, cuando “el Gigante de Acero” explotó en cánticos para los dirigidos por Diego Alonso.

‘La Pandilla’ dominó el inicio del partido y lo logró plasmar en el marcador tras señalarse un penal a favor. Al igual que en la ida, el goleador del Monterrey fue el central Nicolás Sánchez, que ejecutó magistralmente desde los once pasos.

 

 

Para la segunda mitad, Tigres buscó romper el cero para tomar confianza y buscar el empate global, pero erró en varias ocasiones hasta que en los últimos minutos, el francés André-Pierre Gignac superó al guardameta Marcelo Barovero, que había estado gigante durante toda la eliminatoria.

Tras un pequeño conato de bronca que no pasó a mayores tras disolverse por el propio entrenador de la UANL, Ricardo ‘el Tuca’ Ferretti, llegó el pitazo final, y con él, el 4° título de la CONCACAF para los Rayados de Monterrey, en el mismo número de Finales disputadas.

 

 

Por fin el Monterrey logró vengarse de su acérrimo rival. Los Tigres les habían ganado la única Final en la que se habían visto las caras, el fantasma que los atormentaba desde la pérdida del título del Torneo Apertura 2017 ha quedado atrás.

Deja un comentario